Una de las artistas más queridas de Latinoamérica, Anitta,  la reina brasileña del pop , reveló por medio de una serie documental en el que contó un poco sobre su carrera musical y los éxitos que la llevaron a aparecer este año por primera vez en la lista de las 100 más escuchadas de la revista estadounidense Billboard.

En el primer episodio de “Anitta: Made In Honório”, confesó que fue víctima de violación a la edad de  14 años por parte de su novio en la época, cuya identidad no reveló pero al que se refirió como una persona autoritaria y posesiva.

“Nunca expuse esto en público. Siempre tuve relaciones medio abusivas. Cuando tenía 14 años conocí a una persona de la que tenía miedo porque era medio autoritaria conmigo, me hablaba de forma autoritaria. Yo era diferente cuando era adolescente. No era como soy actualmente”, aseguró la cantante de 27 años y que tiene casi 50 millones de seguidores en Instagram.

En un testimonio en que no ocultó las lágrimas la cantante afirmó que cuando ya estaban solos desistió de seguir adelante porque no estaba segura de sí lo hacía por puro miedo y anunció que no quería continuar.

“Pero él no me escuchó. Él no dijo nada. Él sólo siguió haciendo lo que quería hacer. Cuando terminó, se levantó y se fue a beber una cerveza y yo me quedé mirando la cama llena de sangre”, afirmó.

La cantante agregó que durante mucho tiempo estuvo convencida de que la violación había sido culpa suya y que después pensó que nadie le creería a una cantante que había hecho carrera usando ropas sensuales y tratando el sexo de forma muy desinhibida.

“Siempre tuve miedo de lo que las personas dirían: ‘Cómo pudo haber sido víctima si hoy es tan sexual, tan abierta, y hace tanta cosa’. No lo sé. Lo que sé es que yo tomé eso que viví y lo convertí en algo que me sirvió para superarme y salir mejor”, dijo.

La serie documental sobre Anitta en Netflix fue lanzada en momentos en que la popular cantante se prepara para lanzar un álbum trilingüe (portugués, español e inglés) que grabó en Los Ángeles bajo la producción ejecutiva de Ryan Tedder, quien ha trabajado con artistas como Adele y Beyoncé.