Con profundo dolor, el cantante Iván Villazón nota como los vándalos dañaron la estatua que la Gobernación del Cesar puso en honor a su vida artística, en el Balneario Hurtado de Valledupar.

Los dedos medio e índice fueron cortados y botados, de la mano izquierda, sin importar lo grande que ha sido su legado para el vallenato. La imagen además presenta ya grandes afectaciones en su pintura y algunas partes del rostro.

A pesar de que en frente al Parque La Provincia, donde exactamente está situado el monumento, existe una estación de Policía, esto ha sido irrelevante para los desadaptados y las autoridades.

Los asistentes al sitio, en esta época de pandemia por el coronavirus, denuncia con frecuencia la falta de mantenimiento y organización de la zona de esparcimiento, solicitan especialmente a la empresa Aseo del Norte hacer presencia continua para evitar el daño y detrimento en este proyecto, al que le invirtieron cerca de $10.000 millones durante la administración de ‘Tuto’ Uhía, al frente de la Alcaldía de Valledupar.