Al conmemorarse este sábado primero de agosto el natalicio de Consuelo Araujonoguera, ‘La Cacica’, se llevará a cabo una ofrenda floral en su tumba, ubicada en el cementerio central de Valledupar.

El citado especial radial, que iniciará a las 8:00 de la mañana de la fecha anotada, exaltará la trayectoria de Consuelo Araujonoguera en los campos político, religioso, cultural, folclórico y periodístico. Todo discurrirá en recuerdos, anécdotas, versos, voces, y cantos, con la convicción de que su legado seguirá siendo el mayor estandarte del folclor vallenato.

Consuelo Araujonoguera, quien cumpliría 80 años, nació en 1940 en el hogar de Santander Araujo Maestre y Blanca Noguera Cotes. Durante su vida llevó a cabo acciones que la catapultaron a la gloria, como en 1968, cuando al lado del Expresidente Alfonso López Michelsen y el maestro Rafael Escalona, crearon el Festival de la Leyenda Vallenata. Este evento  le dio la mayor identidad a la música vallenata y sus distintos protagonistas.

Sobresalió también por su condición de escritora, dejando varias obras literarias, entre ellas el libro ‘Vallenatología’, tal vez la guía más importante para conocer sobre la auténtica música vallenata. Fue, además, protagonista de otros hechos culturales que alcanzaron trascendencia nacional e internacional.

Ante la conmemoración del natalicio de Consuelo Araujonoguera, ‘La Pilonera Mayor’, el presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, Rodolfo Molina Araujo, anotó que “ella, siempre predicó con su ejemplo, con su fe y dinamismo para aportarle lo máximo a la música vallenata, esa que conoció desde su profundidad por el talento y creatividad de muchos de nuestros juglares. En esta fecha, sentimos que en su trayectoria de vida hizo tanto en poco tiempo, y siempre teniendo en la mira a Valledupar y su amado folclor”.

El nombre y la obra de ‘La Cacica’  permanecerán en el tiempo porque fue única, y cada vez que suene un acordeón, una caja, una guacharaca, se regale un verso  y se cante un vallenato, estará presente por su gran gesta, de la que se desprendieron muchos logros.

En medio de los recuerdos aparece una de sus célebres frases: “El vallenato de verdad no se hace. No se fabrica. No se elabora, ni siquiera, digo yo, se piensa o se diseña. Él, simplemente, nace. Nace con fuerza, como cualquier machito, entre sollozos y pataleos después de que lo engendra el sentimiento y lo pare la inspiración”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!