Pasadas las 9:00 de la mañana de ayer, los restos mortales del maestro Jorge Oñate, salieron de la Biblioteca departamental Rafael Carrillo Lúquez en Valledupar, hacia su tierra natal, La Paz. Cientos de personas se volcaron a las calles para recibir entre lágrimas, pero llenos de orgullo, a su ‘Jilguero’, quien por más de una década le cantó a su pueblo que lo despide con ‘Ausencia sentimental’. A las 10:00 de la mañana la caravana fúnebre llegó a tierra pacífica. Nancy Zuleta, esposa del maestro, junto a sus hijos, regresaron a su eterno amado a su tierra natal, no como quiso, pero llena de orgullo al observar las muestras de cariño y admiración hacia el grande del vallenato.

El cortejo recorrió las principales calles de La Paz, hasta llegar a la Plaza Olaya Herrera, donde le rindieron un homenaje Jorge Oñate en capilla ardiente, en la tarima que lleva su nombre, la misma en la que cantó, parrandeó y llenó de alegría a su pueblo. Cabe indicar que el homenaje póstumo preparado por la Alcaldía de La Paz inició a las 2:00 de la tarde, donde varios cantantes le rindieron honor al ‘Jilguero de América’. En el evento estuvo presente Javier Matta, último acordeonero de Jorge Oñate, quien indicó que ayer era un día muy triste no solo para el folclor, sino para todas las personas que crecieron con la música de Jorge Oñate.

“Todos teníamos la fe de que la lucha constante del maestro iba a ser fructífera y lo íbamos a ver levantándose de esa enfermedad. Recuerdo mucho al artista, era una persona apasionada por su arte, que no se cansó de luchar por la música y nunca dejó de ser constante y disciplinado”, señaló. Por su parte, Peter Manjarrés aseveró que “se murió el papaupa de nosotros, el que defendía, el que tenía la pasión, ese hombre que nunca se cansaba, el luchador, el visionario, el que partió el vallenato en dos”. “Con él nunca hubo un no, nos consentía, yo tuve buena relación con él, siempre hablaba con él, siempre que nos encontrábamos era muy especial, son cosas de Dios”. Agregó que el maestro dejó una enseñanza, que deben defender la música vallenata, “no salirnos de la línea y hacer lo que nos gusta el verdadero vallenato.

A su vez, José Alfonso ‘Chiche’ Maestre, quien estuvo también en el homenaje póstumo, manifestó que todavía no asimila esta pérdida. “Estoy tratando de entenderlo porque ya nos pasó con el ‘Cacique’, Rafael Orozco, Romualdo Brito, y muchos otros, mucha gente se nos ha ido, nos han dado duro. El acercamiento de Oñate conmigo fue hace muchos años y desde entonces empezó el cariño”. Rafael Manjarrez se mostró triste porque Jorge Oñate significaba una joya musical, “una presea, era un paradigma que imitamos, era el espiral de orientación, de manera que estamos muy tristes, un hombre que se le desmoronaba el ego de artista, el ímpetu de parroquiano, el hogareño estaba primero y se le olvidaba muchas veces que era una gloria musical, solo nos queda aceptar la voluntad, pero con tristeza en el alma”. Otro de los artistas que se pronunció fue Orlando Liñán, quien indicó que Jorge Oñate fue un patriarca del folclor vallenato, “él que nos abrió el espacio a todos los cantantes y el que hizo que los cantantes vallenatos hoy en día tengamos ese reconocimiento y ese lugar en el folclor. Innumerables éxitos y canciones que dejaron historia en el folclor vallenato”

Su eterno amigo, ‘Poncho’ Zuleta, lo despidió con un sentido mensaje a través de las redes. “Tengo el alma compungida, el corazón lacerado y una tortura infinita, motivada por el dolor intenso que origina la partida de mi hermano del alma, Jorge Oñate González hacia la gloria celestial, fuiste siempre mi compañero inseparable de mil batallas, tu inesperada partida para cumplir con la cita inexorable que a todos nos hace dueños de la vida, borra de nuestra faz la sonrisa que me producía tu presencia física, porque tu espíritu jamás me abandonará y le pido a Dios que la sensación de tenerte cerca de mi nunca desaparezca, quiero que seas mi apoyo irrestricto hasta que la divina previdencia nos junte nuevamente, hasta luego mi hermano, el señor espera por ti diviértelo con tu canto y disfruta de su presencia. Hasta siempre”. Cabe indicar que uno de los momentos más emotivos del homenaje póstumo fue cuando su hijo José Jorge Oñate interpretó una de las canciones más representativas del ‘Jilguero de América’.

“Solo me resta decirte papá, muchas gracias por haberme traído al mundo”, aseguró y posteriormente comenzó a cantar ‘Lloraré’. “Deja, déjame decirte negra, si ya te alejas, si ya te vas Quiero, quiero decirte al oído cuánto en la vida mi dolor será Ya me iré, como el río que en turbulencia va En camino corriendo hacia el mar Y nadie lo puede detener”. El cantante Silvestre Dangond, quien se ha visto muy afectado por la noticia, señaló que: “Así no era, pensé que Dios me lo iba a regalar por muchos años más, pero aquí estamos padrino. Jamás te vamos a olvidar. Y te quiero recordar y despedir con esta canción”, entonó ‘El Jilguero’, del compositor Emiliano Zuleta. “En un pueblito cerquita al valle Nació un muchacho con una estrella Con el prodigio de una voz muy bella Lo que ha hecho ser importante”… Cabe indicar que pasadas las 4:00 de la tarde de ayer el cuerpo fue trasladado hasta el Cementerio Municipal para recibir cristiana sepultura.