Sensato, claro en su propósito y agradecido con la oportunidad que quiso brindar Elder Dayán se muestra Sergio Luis Rodríguez, al hablar sobre el llamado hecho para reemplazar a Rolando Ochoa.

Sergio Luis que hoy la “prioridad es mi familia y mis decisiones se basan en Dios y en ella”, también su compromiso con el cantante Jorge Celedón, a quien agradece por todo el tiempo de trabajo.

“Es una excelente oportunidad, incluso lo hablé con Jorgito que Elder me había hecho la propuesta y eso es normal, porque en el vallenato siempre existen opciones; no quiere decir que yo vaya a aceptar la propuesta”, manifestó Sergio Luis Rodríguez desde su residencia, en Barranquilla.

Elder Dayán habló, puso en la mesa ofertas y opciones, pero Rodríguez se mantuvo en que el cantante merece un acordeonero con cualidades para moverse sin problemas en distintos escenarios y regiones, es decir, con menos compromisos familiares.

“Estoy aferrado a Dios y mi familia, porque esas son mis prioridades. Con Jorgito hemos tratado de hacer un gran trabajo, así lo demuestran nuestros reconocimientos, conciertos, sé que algunos no comparten mis afirmaciones, pero son apreciaciones respetables y yo tengo una estabilidad en la agrupación porque es una gran empresa y me siento tranquilo, me siento bien con Jorgito”, señaló el compositor de ‘Amigos especiales’.

Sobre inconvenientes de salud y otras peticiones que, según rumores, incidieron para la negativa ante el llamado de Elder Dayán, el acordeonero manifestó que fue superado el tema del vértigo sufrido hace muchos años y el resto fueron especulaciones del folclor.

“El capítulo con Elder Dayán está cerrado. Estoy en busca de otras cosas y Dios me va a marcar el camino. Elder tiene claro que puede contar conmigo para la producción, una canción, pero unión como tal no; no siento es lo que yo pueda estar hoy en día. Yo estoy buscando otras cosas”, recalcó el digitador nacido en Valledupar.

Sergio Luis agradeció al público, quien desde el primer momento lo ubicó y recomendó que Elder Dayán debía unirse a su acordeón. “Agradezco el apoyo de la gente porque mi nombre está vivo y en el corazón de los amantes del vallenato. Lo valoro y eso es muy bonito”.