Llegó a Bucaramanga, ‘La Ciudad Bonita’, el rey vallenato 1991, Julián Rojas, para iniciar un nuevo tratamiento de rehabilitación y alejarse por siempre del mundo de las drogas.

Julián Rojas, quien salió desde Villanueva (Guajira), expresó a través de un video en su cuenta de Instagram:

“Me voy camino al rescate de mi vida; a mi tratamiento a Bucaramanga; a Cuba no se pudo y se decidió que era bueno estar cerca de mi familia; por eso escogimos a Bucaramanga. Lo que fue fue, estoy muy motivado y esta será la vencida”.

Julián Rojas viajó en compañía de su esposa Tatiana Percy y su hija, Libertad, quienes serán las personas encargadas de llevarlo hasta el centro de rehabilitación.